La jugada del Gobierno con el feriado no hizo efecto y hay baja ocupación en los principales puntos turísticos del país

    DNI Salta.- El oficialismo se negó a trasladar el feriado pese a las recomendaciones de la Cámara Nacional Electoral, con el simple objetivo de desalentar la participación en la elección. 

    El fin de semana largo en coincidencia con el balotaje presidencial entre Javier Milei y Sergio Massa registra bajos niveles de ocupación en los principales puntos turísticos del país, principalmente en la Costa Atlántica, tras la decisión gubernamental de no mover el feriado de este lunes.

    El oficialismo se negó a trasladar el feriado pese a las sugerencias de la Cámara Nacional Electoral, con el simple objetivo de desalentar la participación en la elección. El objetivo era beneficiar al ministro de Economía a partir de una estimación: que el fin de semana largo movilizaría al votante antiperonista que no está convencido de inclinarse por el candidato de La Libertad Avanza y, en efecto, podría faltar a las urnas este domingo por estar de viaje.

    Los hoteles de la Costa Atlántica operan -en promedio- a la mitad de su capacidad, lo cual expone que la afluencia de turistas procedentes del Área Metropolitana de Buenos Aires -que suelen movilizarse hacia esos destinos en estas fechas- es muy baja.

    Por el contrario, la ocupación crece en aquellos puntos turísticos elegidos en su mayoría por extranjeros, como la Patagonia.

    Luego de las elecciones generales de octubre se replicaron varios pedidos al Gobierno para moviera al 27 de noviembre la conmemoración al Día de la Soberanía Nacional. Sin embargo, la iniciativa de los diferentes rubros que componen el sector turístico fue rechazada, lo cual provocó que en varios destinos cayeran las reservas que estaban programadas con meses de anticipación.

    SegúnDamián Di Pace, consultor económico y director de Focus Market, 788.333 argentinos viajarían este fin de semana, por lo cual pegarán el faltazo a las urnas. Sin el factor balotaje, el fin de semana largo de noviembre había movilizado a 1,5 millones de personas el año pasado, según datos del Observatorio Argentino de Turismo. Casi el doble.Otro factor decisivo por entonces fue el lanzamiento del Programa PreViaje 3.

    “La ocupación hotelera va a ser baja. Las reservas no pagadas seguramente se caigan”, había anticipado este viernes Salvador Femenia, de la Came (Confederación Argentina de la Mediana Empresa). “El balotaje va a impactar en el turismo. Es un fin de semana dentro del calendario turístico que no es el más exitoso y con este condimento se va a ver afectado”, amplió.

    Las ventas cayeron a la mitad de las registradas en un fin de semana largo habitual, según un relevamiento entre representantes del sector, y la ocupación hotelera en los principales destinos ronda entre el 40% y el 45%.

    La afluencia de turistas este fin de semana es traccionada principalmente por brasileños que aprovechan el tipo de cambio y el hecho de que también sea fin de semana largo en su país. Otro condimento que desalentó al turismo local -especialmente a quienes programan con poca anticipación sus escapadas- es el mal tiempo que se prevé para estos días en varios destinos.