La educación se cae a pedazos y las escuelas también: se desplomó el techo de un establecimiento

Se cayó una parte del techo de una de las aulas del Colegio Usandivaras de Campo Quijano, lo que podría haber significado una tragedia de haber alumnos y docentes en su interior.

DNI Salta.- La educación en Salta se cae a pedazos, y no tan solo por un paro docente que lleva ya cinco semanas por la falta de resolución, de atención y de sensibilidad de un Gobierno provincial ausente que se niega a discutir aumentos salariales con la gran mayoría de la docencia de la provincia, que sigue penando con sueldos de hambre, mientras sufren de la indiferencia y la represión como respuesta.

Y es que se cae a pedazos también, y literalmente, por la alarmante falta de gestión, de obras, de infraestructura y mantenimiento edilicio de los establecimientos educativos, en una provincia donde aún existen las denominadas «escuelas rancho» y donde no hace falta irse muy lejos del casco céntrico de la capital salteña para observar de cerca la desidia, la falta de agua, de instalaciones dignas y de aulas en condiciones cuando estudiar, para miles de niños, niñas y adolescentes salteños, es un derecho adquirido.

Mientras cientos de trabajadores de la educación siguen marchando y clamando por ser escuchados, cuando del otro lado solo reciben violencia, indiferencia y una ley aprobada a las apuradas por senadores y diputados obsecuentes al Gobernador Gustavo Sáenz que vulnera su derecho a reclamar, mientras los enseñantes piden la renuncia del irresoluto ministro de Educación Matías Cánepa, paralelamente, aún vacías y esperando por miles de niños y guardapolvos blancos, las aulas y las escuelas públicas de la provincia se caen a pedazos.

Es el caso del Colegio Secundario Nº 5086 «Usandivaras», en la localidad de Campo Quijano, donde este lunes por la tarde se desplomó parte de un techo de un aula, hecho que afortunadamente no terminó en tragedia porque no había clases, alumnos ni docentes en el interior del reducto ni del establecimiento, con motivo del paro docente.

«Ahora entiendo a los docentes cuando paran, no solo por los sueldos, dignos, si no también por las malas condiciones de las instituciones», expresó una vecina de la localidad vallista, tras conocerse la noticia a través de llamados de oyentes a Radio Quijano FM 99.9 Mhz.