La clase media en Argentina podría desaparecer

[responsivevoice_button voice=»Spanish Latin American Male» buttontext=»Escuchar Noticias»]

DNI Salta.- Según el consultor Guillermo Oliveto, se ha producido una considerable reducción de la clase media en Argentina. Aunque aproximadamente el 80% de la población percibe que forma parte de este sector socioeconómico, la realidad difiere significativamente de esta percepción. Estos hallazgos resaltan la creciente brecha entre la autopercepción y la situación socioeconómica actual en el país.

Según el especialista en consumo, la clase media «se ha reducido mucho y hoy existe una tensión entre los deseos y lo que se puede concretar. Los valores de clase media cubren al 80% de la población, mucho más de lo que realmente es. Pero esa sensación tiene que ver con nuestro origen, con el espíritu de los inmigrantes, con la movilidad social ascendente, que aún son características que se sostienen».

A su criterio, los valores de ese sector son «que la plata se gana trabajando, que hay que hacer el esfuerzo, que el Estado no se tiene que entrometer en tu vida. Y hay un lema de clase media, que es: ‘no me toquen lo mío'».

«Estos valores son la última reserva moral que nos queda», resaltó Oliveto, en declaraciones al programa «Esta mañana» de radio Rivadavia.

El consultor consideró que, para tapar la angustia por la situación del país, «la sociedad consume bienes de corto plazo», aunque advirtió que en sectores de clase media baja «hay familias que admiten que no comen carne hace un año y medio».

«Hoy tenemos un país divididos en dos grandes mundos: el de la clase media baja que todavía no es pobre pero está cerca y la que está bajo la línea de la pobreza, y quienes están de ahí para arriba. Dolor y miedo son las palabras que aparecen en todos nuestros estudios», enfatizó.

También dijo que la clase media, históricamente, «es muy volátil: así como un día aprueba algo con mucha fuerza, otro día se desilusiona y se da vuelta».

En este marco, Oliveto evaluó que «el gran dilema que viene es cómo corregir lo que hay que corregir de la economía, con un marco de tolerancia social que haga que eso sea tolerable».