SALTA

Las PROMESAS INCUMPLIDAS de MACRI

El pasado domingo arrancamos la emisión televisiva del debate de DNI montando el “tendedero de promesas” de Mauricio Macri durante la campaña a dos años y medio de haber asumido como presidente y lo debatimos con los invitados. A continuación, desmenuzamos algunas de las promesas de campaña y si realmente se cumplieron o no. ¿Nos mintieron en la cara a los argentinos?

En el #DebateDNI el tendedero de promesas de Mauricio Macri
En el #DebateDNI el tendedero de promesas de Mauricio Macri

El pasado viernes se cumplieron dos años y cinco meses de gobierno de Mauricio Macri y, a la luz de los acontecimientos, de la difícil coyuntura y de los padeceres, sobre todo en el campo de la macro y la micro economía, a 40 millones de argentinos (una gran porción fue la que puso en el poder a Cambiemos a fines de 2015) nos queda la sensación de que muchos ítems, en más de mitad del período constitucional que le cabe, no se cumplieron, o se concretaron a medias.

El pasado domingo, durante la emisión del programa televisivo del #DebateDNI, conducido por, Abel Díaz, arrancamos el ya tradicional de una manera particular: se colocó una soga que atravesaba parte del espacio físico del estudio, y en ella se colocaban uno a uno carteles con las principales demandas de los argentinos y aquellos ítems que conformaron el moldeado discurso de campaña de Mauricio Macri en aquella carrera por el sillón de Rivadavia que corrió con Daniel Scioli y Sergio Massa como competidores.

Y ensayando una especie de tendedero, se expusieron aquellas principales promesas de campaña del actual primer mandatario nacional para debatir, en la mesa y con un panel de notables pertenecientes a diferentes arcos políticos, posturas, ideologías y tendencias, como Alfredo OlmedoWalter Wayar, Claudio Del PláBeto Castillo, Mario Cuenca, entre otros.

La mayoría de los invitados coincidió en la idea que en casi dos años y medio de gobierno, la actual administración desatendió muchos de aquellos puntos que se habían convertido en bastión de campaña de una fuerza política que pregonaba la alegría, las “buenas vibras” y la espiritualidad, desatendiendo los problemas reales del argentino medio. Porque Cambiemos logró utilizar las más cautivantes formas de expresión, fuerza discursiva y persuasión para con las masas, ganándose el crédito de millones con muchos compromisos que hasta el momento no han sido asumidos en beneficio de las clases trabajadoras, la que día a día sale a ganarse el pan sin esperar planes, subsidios inventados y el guiño de la burocracia.

A la hora de desmenuzar el compendio de promesas de campaña del ingeniero y empresario, hoy presidente de la Nación, en el tendedero de promesas colocamos un variopinto espectro de necesidades de los argentinos transformadas en promesas para llegar al poder. ¿Incumplió el presidente la mayoría de sus promesas? ¿Nos mintió en la cara a millones de compatriotas?

 

 

  • La unión de todos los argentinos

Uno de los pilares elementales que llevaron a Macri al trono presidencial en 2015 fue la promesa de erradicar la famosa, corrosiva y urticante grieta que durante mucho tiempo enfermó a los argentinos y que dividió a un país en dos, grieta muchas veces fogoneada desde el kirchnerismo durante sus doce años de gobierno. El énfasis de Macri y compañía en reconstruir esa incisión, ese cisma patológico que se dijo extirpar, por el contrario, terminó acrecentándose. Desde el actual gobierno, la crítica constante a los dirigentes kirchneristas, el echarle permanentemente la culpa a los descalabros -ciertos- de la gestión anterior, como así también la persecución y el proceso de encarcelamiento a sus ex referentes, en muchos casos sin juicio previo, más allá de que sea comprobable o no que la corrupción existió, no ayudó a eliminar esa grieta entre unos y otros, contribuyendo en gran medida a exacerbar odios y resentimientos. 

  • Bajar la inflación a un dígito

El ítem que más se le fue de las manos al gobierno de Cambiemos en sus dos años y medio de mandato fue justamente la inflación, sobre lo que se puntualizó insistentemente durante la campaña. La meta de inflación propuesta por el Banco Central terminó disparándose a límites insospechados previamente, alcanzando números escandalosos en los primeros meses de 2018. Y está muy lejos de ser una realidad tangible reducirla a un dígito en el año y medio que queda del período constitucional.

  • Generación de trabajo cuidando el que hay

Otra de las columnas en las que se sostuvo la plataforma durante la campaña de 2015, y a su vez la contradicción, tal vez, más grotesca del actual gobierno. Desde el comienzo de la gestión macrista se desató una ola impensada de despidos masivos en el sector público y en el sector privado. Para este último rango, se prometió una generación millonaria de puestos de trabajo. Muy por el contrario, se perdieron 8 mil puestos laborales en relación a cuando comenzó a gobernar el PRO.

  • No pagarán impuestos a las ganancias

El impuesto para los trabajadores continúa en vigencia. Y con el aumento del mínimo no imponible y el fuerte aumento de la inflación y el impacto sobre los sueldos, se expandió el rango de trabajadores que pagan ese impuesto (se acrecentó a 800 mil trabajadores en un año y medio).

  • Un millón de créditos para viviendas

Si bien esta promesa no fue cumplida en su totalidad, puede considerarse en proceso, ya que impulsó créditos hipotecarios por parte de bancos públicos y privados, aunque la coyuntura hizo imposible que éstos se generaran con tasa cero, como en un momento se había prometido.

  • Pobreza cero

Fue uno de los puntos más sensibles para los argentinos, incluido con convicción en el temario de promesas de campaña. Durante el primer año del gobierno de Mauricio Macri los niveles de pobreza aumentaron en relación al 2015. Si bien ese número dice haberse equilibrado, la realidad es que aún existen 12 millones de argentinos por debajo de la línea de la pobreza, lejos de encolumnar el país a una baja considerable de la marginalidad. La irrefrenable suba de tarifas en los servicios públicos, la eliminación del cepo cambiario, la suba histórica del dólar en beneficio de grandes sectores concentrados y en desmedro de los trabajadores, no ayudan para nada a cambiar esta triste estadística.

  • Fútbol para todos sin política

El presidente prometió mantener el sistema de televisación gratuita del fútbol, denominado “Fútbol Para Todos”, pero regularizando y blanqueando su manejo. Sin embargo, nada de esto pasó. A menos de un año de asumir, Macri decidió erradicar el fútbol gratis y delegar su manejo a la Asociación del Fútbol Argentino, dándole vía libre a la comercialización del deporte más popular del país a sus amigos empresarios y a las grandes cadenas multinacionales de televisión. Hoy muchos argentinos no pueden acceder al servicio Premium para ver los partidos de la Superliga.
 

¿Compartís la nota?